Algunas definiciones útiles de campo respecto a tipos de rocas piroclásticas y depósitos relacionados

Roberto Oyarzun

 

 

Ignimbrita y base surge (Cabo de Gata, España)

La interpretación en el campo de las rocas piroclásticas es compleja, y tanto es así que en ocasiones la opinión de dos especialistas sobre un mismo afloramiento puede no coincidir. De esta manera, y a efectos de esta asignatura mantendremos una terminología muy simple. Términos genéticos que nos pueden resultar útiles incluyen los siguientes (Cas y Wright, 1992; Francis, 2000):

  • Depósitos de caída (fall deposits), a partir de los materiales expulsados violentamente del volcán IMAGEN (fragmentos de pómez y/o lapilli). Carecen de laminación dentro de las capas pero se reconoce bien una cierta "estratificación" IMAGEN.
  • Depósitos piroclásticos de flujo (flow deposits), se originan por movimiento lateral de los piroclastos que conforman una "nube" de gas caliente y partículas en suspensión IMAGEN. Ignimbrita es un término difícil de definir por sus especiales características. En ocasiones este termino ha sido utilizado en un sentido litológico, para referirse a tobas soldadas, en otras se ha utilizado en un sentido genético, refiriéndose a depósitos del tipo flujo piroclástico. La primera idea es de por sí engañosa, ya que las ignimbritas pueden presentar zonas no-soldadas. Aquí seguiremos la definición que Cas y Wright (1992) nos presentan en su libro, esto es, roca o depósito formado a partir de un flujo piroclástico pumítico, independientemente de si está soldado o no. Los fragmentos pueden ser de tamaño muy variados, con pómez y otras rocas flotando en una matriz de ceniza IMAGEN.
  • Depósitos tipo base surge IMAGEN, que corresponden a un caso parecido al anterior, pero con menor densidad aun que los flujos piroclásticos. Están constituidos por materiales muy fragmentados, tamaño ceniza gruesa. Presentan buena laminación y estratificación muchas veces de tipo cruzada.
  • Hialoclastitas y brechas líticas autoclásticas IMAGENson dos términos que se relacionan con un enfriamiento abrupto y fragmentación del material volcánico al ingresar en el medio acuático. Evidencias de ese enfriamiento rápido vienen dadas por la vitrificación ocasional del material volcánico IMAGEN. Las brechas son fácilmente diferenciables por su carácter caótico y abundantes clastos. Las hialoclastitas se caracterizan por la presencia de un material muy fino.

De cualquier manera, en términos muy simples, cuando no se pueda precisar el origen de los depósitos piroclásticos (clasificación genética anterior), utilizaremos los siguientes términos (Lapidus, 1987):

Tamaño de los fragmentos (mm)

Piroclastos

Roca piroclástica

> 64

Bombas (principalmente)

Bloques (principalmente)

Aglomerado

Brecha piroclástica

2-64

Lapilli

Toba de lapilli

1/16-2

Ceniza gruesa

Toba de ceniza gruesa

< 1/16

Ceniza fina

Toba de ceniza fina

  • Otro termino relacionado ocasionalmente con los procesos volcánicos es el de debris flow, que en estos casos puede ser de dos tipos principales (Francis, 2000): 1) avalancha , y 2) lahar IMAGEN; estos últimos son también conocidos como mud flows. Tienen en común ser depósitos caóticos con grandes bloques flotando en una matriz fina. Los depósitos de avalancha se originan por el colapso (muy comúnmente en forma de herradura) del aparato volcánico, debido a un proceso magmático o de inestabilidad del edificio (o una combinación); en general el transporte del material se produce en seco. Los lahares por su parte se originan por las avenidas de materiales volcánicos de manera muy parecida a la que podemos observar en una corriente de barro, con gran capacidad para el arrastre de bloques.

Con respecto a la composición de los depósitos piroclásticos, daremos a continuación una "receta de campo" de fácil utilización. Esta clasificación está basada en la presencia/ausencia de cuarzo, y en la proporción relativa entre el feldespato potásico y la plagioclasa (Williams et al., 1968):

Cuarzo abundante

  • Cuarzo > 10%, feldespato K >2/3 = riolita.
  • Cuarzo > 10%, feldespato K entre 1/3 - 2/3 = riodacita.
  • Cuarzo > 10%, feldespato K < 1/3 = dacita.

Cuarzo presente pero en escasa cantidad. Observar bien la matriz antes de elegir esta opción.

  • Cuarzo < 10%, feldespato K > 2/3 = traquita
  • Cuarzo < 10%, feldespato K entre 1/3 - 2/3 = traquiandesita.
  • Cuarzo < 10%, feldespato K < 1/3 = andesita

Si bien el cuarzo es fácil de distinguir aun en rocas alteradas, los feldespatos pueden presentar problemas de identificación. Así, un procedimiento de campo simple para conseguir una primera aproximación al problema es la siguiente: si la forma es tableada, rectangular, el feldespato es plagioclasa IMAGEN. Si la forma es irregular, se trataría de feldespato potásico. Así, supongamos que hemos logrado identificar un depósito de caída con abundante cuarzo y donde el feldespato dominante es la plagioclasa, diremos que se trata de una toba de composición dacítica IMAGEN. Si alternativamente, el feldespato más abundante fuera el potásico, diremos que se trata de una toba riolítica. El mismo procedimiento aplicaremos para las ignimbritas. Un aspecto importante que no debe ser descuidado es el de la observación de la matriz de la roca. Aun si no hay fenocristales de cuarzo, este se puede ser muy abundante en la matriz, por eso debemos observar con sumo cuidado la presencia/ausencia de dicho mineral en esta IMAGEN.

 

Bibliografía

Cas, R.A.F. y Wright, J.V. 1992, Volcanic Successions (Modern and Ancient). Chapman and Hall, 528 pp.

Francis, P. 1996. Volcanoes (A Planetary Perspective). Oxford University Press, 443 pp.

Lapidus, D.F. 1987. Collins Dictionary of Geology. Glasgow, Collins.

Williams, H., Turner, F.J. y Gilbert, C.M. 1968. Petrografía: introducción al estudio de las rocas en secciones delgadas. Compañía Editorial Continental, México, 430 pp.

Volver